Avisar de contenido inadecuado

Pecado (Cuento)

{
}
Una persona delgada, extremadamente delgada, se va acercando al confesionario.
De unos treinta años aproximadamente, pero con un rostro demacrado y desolado que le aparentaban mucho más, su imagen dejaba la impresión de que se trataba de alguien que sufría por un problema muy grave.
Se arrodilló ante el sacerdote y se persignó, dejando caer sobre su rostro su cabello largo y ondulado. Desprendió un poco su campera, debido al calor reinante dentro de esa iglesia y pasando su mano por su barba de cinco días, comenzó a hablar.
-Padre, dentro de unos cinco minutos cometeré un pecado.
El cura, muy lejos de llegar a esbozar algún gesto de sorpresa (en más de dos décadas de escuchar confesiones pocas cosas ya podían sorprenderlo) se acercó ante la rejilla que lo separaba de quién se estaba confesando y le habló con voz suave y comprensiva.
-Hijo, Dios siempre nos da la oportunidad de que reflexionemos sobre cada acto que vamos a realizar. Si tú sabes que lo que vas a cometer es un pecado, ya sea por obra, palabra u omisión, tú tienes el poder de decidir no obrar esa mala acción.
-Es inevitable Padre. Pero quiero aclararle que no lo hago por venganza, sino para evitar que lo que me sucediera a mí hace veinte años, le pueda llegar a suceder a otros
-Pero hijo, sabes que no debes tomar justicia por mano propia, está la ley de los hombres y por sobre todo la ley de Dios… “No matarás” dice los mandamientos…
-¿Y si le digo que ese hijo de puta que voy a matar, abusó de mí cuando era un niño? Tengo miedo que cualquiera de estos niños que hoy están en esta iglesia, tengan que sufrir por su culpa, la vida miserable que yo tuve que sufrir.
El cura que hasta ese momento mantenía un rostro sereno e impávido, hizo un gesto de terror. Intentó inclinarse hacia atrás, tapándose el rostro con sus manos temblorosas y transpiradas, pero no tuvo tiempo de hacer nada.
Esa persona delgada, demacrada, de pronto se puso de pie e ingresó al confesionario. Sacó del interior de su campera el revólver y le disparó cinco veces, hasta que estuvo bien seguro de haber matado al sacerdote.
Al escuchar el primer disparo, los fieles se tiraron al piso horrorizados, intentando refugiarse bajo los viejos bancos de madera. Pero se podría decir que en ese momento, él si siquiera advirtió la presencia de ellos.
Llegó hasta la puerta y girando hacia el atrio se inclinó hacia adelante haciendo la señal de la cruz y se fue caminando tranquilamente rumbo a la comisaría, dispuesto a entregarse.
Nunca se había sentido tan en paz con si mismo.

FIN
{
}
{
}

Comentarios Pecado (Cuento)

Muchas veces olvidamos que todos somos seres humanos, creados por Dios a su imagen y semejanza, con defectos y virtudes, y nos llama a todos a la conversion, nos da la oportunidad de nacer de nuevo, de nacer desde el Espíritu.
Creer en Dios, es creer en su inmensa misericordia, que me perdona y perdona a todos los que en él se convierten, pregunto: ¿Si creo en Dios, no debería creer en la conversión de todas las personas que me rodean? Confiar en Dios, es confiar en la justicia divina.
No está bien sembrar odio, cuando lo que necesita el mundo es sembrar Amor!?
"¡Que Dios ilumine nuestros corazones, saque de ellos los rencores, el odio, y tenga misericordia de nosotros y de todas las personas que nos rodean, incluyendo a nuestros enemigos!"

Paola 19/06/2008 a las 04:12

mm simpatica historia lo malo es que no tiene una enseñanza positiva al final   deberia tenerla a para una llegar a una reflexion

mac mac 19/08/2008 a las 06:42

El cuento mas estupido que he visto en mi vida... devuelveme los 5 minutos valiosos de mi vida que perdi leyendo esta porqueria.

Victor Victor 05/08/2009 a las 03:55

No apoyo para nada a quienes lo han hecho y son religiosos, condeno su pecado, no su persona, pero....Qué pena que muchísimas otras historias sobre papás que violan a sus hijas o hijos nunca hallan acaparado la atención de diarios y revistas, y no hallan llenado los bolsillos a nadie no creen?

seminarista seminarista 08/11/2009 a las 02:56

...con gran lastima se constata que esta realidad de la pedofilia es acto de muchas personas que en su interior traen consigo un trastorno de extres postraumático ocacionado por otros actos que les han llevado a actos similares... Se pide que cada persona que sea victima de una de estas calamidades, "denuncie"... sin embargo no basta solo con saber que se debe denunciar... se hace menester que la madre del niño o la niña y su padre esten alertas al comportamiento, relaciones y demas actitudes de sus hijos... es necesario un tratamiento psicológico ante una secuencia de comportamientos extraños en el niño(a); en efecto es necesario apuntar que muchas de las personas que abusan de los pequeños son sus familiares (padres, hermnaos, tios, abuelos...). La iglésia ha tenido, si, sus errores en este sentido, pero no de la manera alrmante como muchas veces lo muestran los medios de comunicación que se hacen amarillistas con tal de encontrar algo de que hablar para ganar dinero... gran parte de las violaciones de niños en las que se dice intervienen sacerdotes son mentira, son muchas las personas que ante ello se hab debido retractar... no obstante el mal a la iglésia ha sido hecho...

Hector Hector 20/01/2010 a las 00:19

pues la historia estubo genial me sirvio mucho de tarea sak buena nota esto esta genial me encanto la pagina y pues sobre los comentarios me paresen dos super bn ya k uno de ellos dicen k no tiene moraleja pues en los dos comentarios k yo encontre encunetra la moraleja del cuento gracias a esos chamacos k sanebn comprender la lectura

cache cache 26/05/2010 a las 22:42

Hay cuentos malos y hay cuentos malos... Pero éste es pésimo!!!
Lástima que el autor no haya sacado sus traumas con un psiquiatra... =(

Agustín Agustín 20/07/2010 a las 06:33

Hola, no estoy para nada de acuerdo con este cuento, pero rescato algo pasitivo que pienzo que eso sera la reflexion del "cuento".
SOMOS TODOS PECADORES, EL SACERDOTE Y EL QUE LO MATO.
y dije al principio que no estoy nada de acuerdo por que a mi parecer este "cuento" INSITA A LA VIOLENCIA"y haci estamos, ya ni salir a la calle tranquilo se puede.
otra cosa por la que no estoy de acuerdo es: si la "reflexion" si se puede decir haci!! es hacer "mierda" o dejar mal parados a los sacerdotes. pongamosnos a ver nuestro interior, que seguro somos mas o igual de pecadores que algunos sacerdote, es verdad que hay curas violadores, como tambien los hay buenos.
TAMBIEN HAY PADRES DE FAMILIA VIOLADORES, Y NO POR ESO TODOS LOS PADRES DE FAMILIA SON VIOLADORES.
HAY JOVENES QUE ROBAN, PERO NO POR ESO TODOS LOS JOVENES SOMOS LADRONES.
HAY POLITICOS QUE SE ROBAN TODO EN SU GOBIERNO, PERO NO TODOS LOS PLITICOS SON CHORROS Y CORRUCTOS,.
PENSEMOS UN POCO ANTES DE SUBIR ESTAS BOLUDECES A INTERNET. CON TAN SOLO 18 AÑOS CREO QUE TENGO LA MENTE MAS ABIERTA QUE EL IPOCRITA QUE WSUBIO ESTO A LA WEB,

GENTE POR FAVOR "DEJEMOS DE HABLAR PAVADAS DE LOS DEMAS Y MIREMOS NUESTRO INTERIOR!!" PENSEMOS Y DESPUES ACTUEMOS.
saludos en cristo "unico" capas de perdonar los pecados.

Braian Braian 08/10/2010 a las 07:51

Realmente, todo -TODO- lo que he leido me ha dejado mucho para reflexionar, principalmente lo estúpido del cuento ( o lo super inteligente del que lo escribió)  ya que de esa "supuesta estupidez" florecen espectaculares reflexiones como las que he estado leyendo. .... Aveces un piedrazo en la cabeza, también sirve para sanar .......

jose jose 18/03/2011 a las 23:23

Increíblemente anticristiano el cuento...no hay en él ninguna enseñanza positiva...no creo que un acto asi logre la paz interior. El verdadero perdón libera....este cuento te esclaviza en cuerpo y en alma.

Abel Abel 05/06/2011 a las 08:00

Sinceramente que este cuento da lastima...todo ser humano comete pecado y nosotros no somos quienes para juzgar...y por mas daño que nos halla hecho una persona...no tenemos el derecho de quitarle la vida...da lastima la campaña tan descriminatoria que muchas personas hacen en contra de los sacerdotes...por un error que hizo uno quieren hacerle pagar a todos...porque no hablan de los miles de sacerdotes que entregan su vida dia a dia por el reino de Dios...todos lo que juzgan a los sacerdotes...no saben lo que estan haciendo...que Dios los `perdones...

Elizabeth Rep. Dom Elizabeth Rep. Dom 28/07/2011 a las 16:20

hola es la primera vez q entro a esta pagina y me parece muy buena e interesante a parte los cuentos y relatos q tienen estan muy bien explicados

andres andres 10/11/2011 a las 21:10

es el cuento mas orrible que e leido que es tupido es el final el que lo creo es un loco mongolico












diana diana 10/11/2011 a las 22:25

esta terriiiibleee!!! para nada de acuerdo y no le veo sentido no hay continuidad ni algo coherente que se pueda decir! 

jesus a jesus a 02/05/2012 a las 16:55
Bueniiciimo!! Justicia .. ademas el ce comfeso . :D (yyyyyyy)
es un cuento bastante feo, no se la intención del autor, sin embargo nos invita ha ver la naturaleza pecadora del hombre, sea un sacerdote, pastor o lo que ustedes quieran un líder espiritual como se llame, nos hacer ver que lejos del titulo o de la instrucción eclesial que tengamos todos somos victimas del pecado y que muchas veces nuestros propios pecados incitan a los demás a cometer otros.
por tanto debemos de orar por nuestra conversión y la de nuestros dirigentes según la fe que profesemos, ya que nadie esta exento del pecado,

saludos y bendiciones
bohec bohec 10/08/2013 a las 09:41
Me parece que quien escribio este cuento tiene la clara intencion de atacar a la Iglesia Católica y pues se equivoca, ya que lo que hace es relacionar el caso de una persona, con toda la Iglesia en si, ademas no se puede encontrar paz en el interior cuando se sigue siendo esclavo del pecado, bueno y el matar nos esclaviza en el pecado, entonces si eres esclavo, no puedes estar en paz. En lo personal conozco muy de cerca casos de Pastores Evangelicos que violaron a sus propias hijos e hijas, a sus madres y hermanas, asi también como es de conocimiento común los casos de politicos, de grandes personajes, en fin; se que casos como los que ha mostrado este señor son realidad, pero no son exclusividad de miembros de la Iglesia Católica, como tampoco se podria señalar a toda la clase politica de lo mismo. recuerden que muchas personas en el mundo estan actuando de esta manera porque lamentablemente cierran las puertas de su corazón a Dios, no quieren desatar las cadenas del pecado y se alejan de las cosas de Dios, por ello actuan de esta manera. Oremos por todas estas personas Catolicas o no, politicos o no, oremos por ellos, porque al igual que nosotros son seres humanos creacion de Dios.
Hugo Bale Hugo Bale 05/08/2014 a las 18:38

Deja tu comentario Pecado (Cuento)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre